Mi Idea Peregrina tiene nombre: Podcasting

junio 29, 2008

Me quedé en el anterior post hablando con mi cuñado Javier, brillante consultor en el área de la tecnología y el business intelligence, quien tras una primera conversación en la que le conté lo hasta aquí expuesto, y después de lanzarse a un par de búsquedad en Google, me devolvió la llamada diciéndome que todo esta “idea peregrina” que le había contado, tenía forma y nombre: podcasting.

Efectivamente, para unos podcasting es el acrónimo de iPOD (el reconocido reproductor de Apple) y broadCASTING (difundir), pero para otros es Producto On Demand by broadCASTING. En cualquier caso era lo que yo quería: Audio Digital a la Carta, para escuchar cuándo y dónde quieras.

Fue maravilloso ver que podía dar cara y ojos a “la peregrina”, ya que comprobar que había una industria en EEUU alrededor de ella, resultó ser un espaldarazo importantísimo.


El surgir de una Idea Peregrina

junio 28, 2008

Quedé en el anterior post en mitad de los Monegros, aburrido y agobiado por el tiempo inútil perdido en la carretera, dada la cantidad de revistas, blogs, y otras informaciones de interés que tenía pendiente leer en casa y en la oficina, cuando … me cayó cual manzana newtoniana, LA IDEA PEREGRINA: disponer de toda (o parte) de esa información locutada, para poder escucharla en momentos de hastío como éste.

Si estás suscrito a una revista, o eres asiduo de la prensa dominical, seguro que más de una ocasión te ha llegado el nuevo número, o el siguiente fin de semana, y aún tienes pendiente la lectura del anterior. Y no por falta de interés, sino porque a menudo las actividades del día a día te impiden su acceso, cuando luego te encuentras con otros momentos, como viajes por carretera, atascos de entrada y salida en grandes ciudades, en el gimnasio, haciendo footing, o paseando al perro, que perfectamente los podrías combinar con estas “lecturas habladas”.

Esta “manzana peregrina” me golpeó en el 2005, cuando ya llevaba un tiempo en el mercado el iPod,  la proliferación de reproductores portátiles era una realidad, y se empezaba a introducir el MP3 como una nueva funcionalidad en los teléfonos móviles. 

Me resultó lógico pensar que si nos acercábamos a un escenario en el que cada vez es más fácil y común el disponer en tu bolsillo la tecnología para escuchar audio a la carta, quizá pudiera resultar una idea no tan peregrina.

Esa misma noche llamé a mi cuñado Javier, por aquel entonces Director Técnico de Oxxigeno Networks , una “boutique de Tecnologías de la Información”. Esto significó un antes y un después.


Hace casi 3 años …

junio 27, 2008

Todo comenzó hace casi 3 años …

… por fortuna, por aquel momento no disponía de un BMW (ahora tampoco), y en una etapa en la que tenía que viajar con asiduidad, hizo que la contestación a la pregunta de marras fuera:

NO, ME ABURRE, …, sobre todo un martes, a media mañana, en la AP7 a la altura de los Monegros, sin apenas posibilidad de sintonizar emisoras de radio, y cuando lo conseguía, eran emisiones locales de dudoso interés.

Cuando este hastío se repetía 1 ó 2 veces por semana, se me apareció “la peregrina” (esto es, “la idea”).